Conoce lo que es ser un paramédico

 

 

De acuerdo a la primera acepción mencionada en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), un paramédico es quien no forma parte del ámbito propio de la medicina, pero sí mantiene un vínculo con ella.

Lo que hace el paramédico, por lo tanto, es asistir a una persona en el marco de una situación de emergencia para trasladarlo luego a una institución médica apropiada según su condición.

De acuerdo al país, un paramédico puede ser un licenciado, un técnico u otro profesional,  el paramédico debe contar con una habilitación especial que acredite sus conocimientos y le permita brindar la atención prehospitalaria.

Un paramédico puede trabajar para el Estado (como integrante del servicio de salud de carácter público) o para empresas privadas (compañías de salud). Es frecuente que haya paramédicos en conciertos de música, partidos de fútbol y otros eventos con gran afluencia de público.

Funciones del paramédico

En una situación de vida o muerte, los ciudadanos confían en la asistencia de este profesional, ya que sus funciones son esenciales en la mayoría de los casos para asegurar la supervivencia de los pacientes.

El primer paso que debe llevar a cabo un paramédico consiste en evaluar al paciente para determinar el tipo de asistencia que necesita. Cuando la situación no puede resolverse sin la intervención de un médico, el paramédico se encarga de la estabilización y el traslado del paciente al hospital, sin dejar de observarlo durante el viaje. Gracias a los exhaustivos registros que llevan como parte integral de su labor, el médico puede contar con la información técnica necesaria para comenzar a trabajar inmediatamente.

Dicha información se recoge en base a la condición en la que se encuentra el paciente en un primer momento y a los cambios que experimenta a lo largo del traslado al centro de salud. Todos estos datos sirven para que el personal que actúe después de él pueda desempeñarse con mayor agilidad.

Entre los cuidados que el paramédico debe proporcionar al paciente se encuentran ciertos procedimientos de salvamento que permiten estabilizarlos, tales como la administración de oxígeno y la desfibrilación cardíaca. Esto demuestra que deben contar con una base sólida de conocimientos, tanto a nivel teórico como práctico.

Por encima de la preparación técnica del paramédico se encuentra la importancia de su interacción con el paciente en el plano emocional; tiene el deber de tranquilizarlo, de conseguir que mantenga la calma y la conciencia hasta llegar al hospital, y de prepararlo para que acepte las intervenciones sucesivas sin problemas, lo cual facilita el trabajo de los médicos así como su propia recuperación. El paramédico debe mostrar compostura en todo momento y tener dotes de liderazgo para mantener el control de la situación y tomar las mejores decisiones posibles.

Publicada el: mayo 29, 2019, por:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat